HISTORIA

RESEÑA HISTORIA DE NUESTRA HERMANDAD

 

Esta devota Hermandad, está establecida en la bella y artística Iglesia de Santa Maria de la Mota, sita en el recinto del derruido Castillo-Palacio de los Duques de Osuna, señores de Marchena, la más antigua de esta villa pues, data del año 1360.

Su creación fue en el año 1.567 aprobándose sus Reglas en Marzo del mismo año, en 1.833 fueron reformadas en sus capítulos por el Real Consejo de Castilla, siendo sustituidas estas Reglas por otras aprobadas en Marzo de 1.978, rigiéndose actualmente por las aprobadas el día 20 de Junio de 2003, adaptadas a las nuevas Normas Diocesanas promulgadas por el Sr. Arzobispo de Sevilla el día 8 de Diciembre de 1.997.

El provisor del Arzobispado Doctor Sevadilla aprueba el 23 de Marzo de 1.567 (antes indicado) las Reglas fundacionales de la entonces cofradía del traspaso y Soledad de Nuestra Señora con residencia canoníca en la iglesia de Santa María de la Mota.

En el Archivo de protocolos de Sevilla existe un documento fechado el 4 de septiembre de 1.568 en el que se infiere el traslado que hizo a la capital hispalense, Francisco de Illescas alcalde de la cofradía en el que presentándose ante Sancho Peralta, teniente de asistente,  solicita información testificada acerca de la procesión y ceremonia del descendimiento que realizaba la Hermandad de la Soledad.

Constituida en Hermandad de penitencia, Luz y de sangre, fija su estación penitencial en las primeras  horas del Viernes Santo. Procesionando los hermanos revestido con túnica blanca de angéo o de presilla con su capirote alto y cordón de cáñamo a la cintura. El escudo a la altura del pecho, formado por una imagen de la Virgen de la Soledad con manto negro.

Desde su fundación se asentaron en la cofradía personas ilustres y notables, siendo sus protectores los señores Duques de Arcos, conservándose una carta firmada por el Duque, Don Joaquín Ponce de León en 1.707 desde Francia, aceptando el nombramiento de Hermano Mayor.

Existía en esta Iglesia de Santa Maria de la Mota dos cofradías; la de la Soledad y la del Triunfo de la Santa Cruz, conocida popularmente como la Escalerilla, y es en Marzo de 1.828, hallándose casi abandonada pues, solo  le quedaban cuarenta hermanos  deciden una vez pedido licencia que le fueron concedidas, ser una hermandad anexa a la hermandad de la Soledad, pero esta hermandad tenia la obligación de dar a los hermanos del Triunfo de la Santa Cruz, durante dos años la cera que necesitarán para el asistimiento de la cofradía y además para evitar toda disensión y disgustos entre los hermanos dé una y otra cofradía acordaron de que todos fueran nombrados hermanos de la Hermandad de Ntra. Sra. y Madre de la Soledad.

La Imagen del Cristo Yacente titular de esta Hermandad, es del escultor Jerónimo Hernández de 1.575, habiendo sido restaurada en Carmona (Sevilla), por Maria Ugarte Monasterio y Carmen Soria Suarez Ávila, en 1.987. Que le devolvieron su aspecto y esplendor original.

A parte de la magnífica talla, destaca la cuidada policromía, en tonos pálidos (tierra y violáceos) que acrecientan el patetismo de la escultura.

Según algunos autores, la policromía podría ser del pintor portugués, Vasco Pereyra (era muy común en la época que la policromía no la realizaran los escultores, sino pintores profesionales).

Iconográficamente representa a Cristo Yacente en el sepulcro, sin embargo, su actitud contorsionada, la caída de los paños y mechones de pelo y el ritmo zigzagueante de la composición nos lleva a pensar que originalmente no fue  concebido como Cristo Yacente,  sino para formar parte de un misterio del Descendimiento o de traslado al sepulcro.

Hasta que se empezó a usar esta imagen para procesionar, la Hermandad debió usar otras imágenes como del  Cristo de papelón que aún conserva, más acordes a la iconografía de un Cristo Yacente y de mucho menor peso. El 30 de Marzo de 2013 Sábado Santo se recuperó el acto del Descendimiento que se escenifica precisamente con esta imagen

La Imagen de la Virgen de la Soledad fue tallada para sustituir a otra que existía, por encargo del vecino de Marchena D. Gil Muñoz, a Gaspar del Águila en el año de 1.570, conservándose la copia autentica en el Archivo de Protocolos de Sevilla y fue terminada en el año 1.574, según consta en los Archivos Diocesanos Hispalense.

La imagen es considerada como una de las Dolorosas de vestir (también llamada de candelero), más antigua de cuantas procesionan en la Semana Santa de Andalucía.

Obra de inspiración manierista destaca en ella su composición hierática, su mirada frontal y sus manos juntas y entrelazadas en actitud orante, algo muy habitual en las Vírgenes Dolorosas de finales del siglo XVI y principio del siglo XVII.

La policromía es sencilla y elegante acorde con la majestuosidad de la talla. Presenta ojos de cristal, pestañas naturales y un total de siete lagrimas que recorren su rostro.

Otro elemento que le otorga gran personalidad a esta imagen es la singular ráfaga de orfebrería que la rodea formada por tarjas y haces de rayos biselados, y que fue realizado en plata por Palomino en el año 1.864. Este tipo de ráfagas es habitual en imágenes de gloria, pero algo muy inusual en una talla procesional de Penitencia.  La Imagen de la Virgen de la Soledad, erguida cargada de seriedad y elegancia con las manos unidas entre si y de la que pende un Rosario, con los labios entreabiertos nos deja ver la categoría de su factura a pesar de que sufrió alguna que otra intervención no muy  afortunada en la que se repinto su magnifica policromía.

En el año 1.989 fue restaurada en Carmona (Servilla), por Maria Ugarte y Carmen Suárez, cuya restauración consistió en recuperar su encarnadura primitiva

Hasta el año 1.956 hacia Estación de Penitencia en la noche del Viernes Santo, la solemnidad y pompa con que en tiempos pasados desfilaban sus bellas imágenes por las calles de Marchena nos habla muy claro en Capitulo Noveno de sus Reglas. Que la procesión se hará como hasta aquí, acompañando los Padres Capuchinos, Observantes de San Francisco, de San Agustín, de Santo Domingo, y todo el clero con sus Capas y ornamentos, quienes llevan a Ntro. Señor en el Sepulcro, la Sacramental de la Iglesia Matriz, la cual lleva el Palio, las Comunidades y Hermandades de Penitencia y Clero   con las cruces Parroquiales y cerrando tan distinguido acompañamiento la Real Jurisdicción con su Ayuntamiento, y las Tropas de Voluntarios Realistas o las que en tal día se hallen en el pueblo.

Desde el año 1.957 hace Estación de Penitencia esta Hermandad en la tarde del  Sábado Santo, en su recorrido hay momentos de profunda emoción a más de la majestad con que discurre toda ella, algo indescriptible es su salida y bajada del Tiro (calle donde se encuentra la Iglesia), su paso por la calle Doctor Diego Sánchez, llegada a la Plazuela de la Cárcel, y subida a la Iglesia. Desde las doce de la noche, hora en que se retira de la Procesión el Santo Entierro, empiezan las “Moleeras” acompañando a la Santvezísima Virgen  de la Soledad todo el pueblo, cantándole  sus típicas saetas “Carceleleras.

 

Soledad, tú no vas sola

Ni sola llevas tú pena;

Que te viene acompañando

Todo el pueblo de Marchena.

 

Una de las singularidades más representativas a lo largo de su procesionar son las conocidas “moleeras” unas saetas marcheneras, Carceleras y Cernicaleras que suenan una y otra vez cuando el pueblo se concentra en los alrededores de la puerta del tiro, para despedir a su Virgen que vuelve de recogida a su templo. Procesiona con una saya y manto que fueron bordados en oro sobre terciopelo negro por Patrocinio López en el año 1,863,

Esta costumbre según cuenta la tradición, va tomando cuerpo a lo largo de los años debido a que la imagen de la Virgen de la Soledad se guardaba en la Alcazaba de Marchena, el recinto privado de los duques de Arcos, de modo que  el pueblo apenas podría disfrutar a lo largo del año. De ahí que su regreso a su templo, durante la procesión de Semana Santa, lo alargaba todo lo posible en esta zona, retrasando su entrada al recinto del Palacio Ducal. Se dice que por este motivo el duque se quejaba de estar “molió” por tan larga espera, y de ahí el nombre popular de las “moleeras”que reciben estas saetas.

La Virgen de La Soledad, tiene el carisma de las imágenes de una larga historia, no en vano es una de las dolorosas de vestir más antigua que se conservan, pero uno de los  elementos que la distinguen desde el punto de vista icnográfico son las ráfagas.  Debe de ser un adimento del siglo XVIII, pues en el siglo anterior no debió llevar ese ornato, e ir con el sencillo traje de viuda de corte como se le representa en el relicario que lleva su “Paso”.

Acompañan en la procesión,  elementos como, las tres Marías, La Fe y la Verónica, además de mujeres ataviadas de manto y saya y la Guardia Romana del Santo Sepulcro.

Como también todas las autoridades civiles,  militares y jueces, y todas las hermandades existentes  en nuestra localidad.

Su hora de salida es a las seis de la tarde del Sábado Santo, a las doce tienen la entrada en su templo el paso del Santo Entierro y del Triunfo de la Santa Cruz, El paso de Palio suele entrar sobre las tres y media de la madrugada del domingo de Resurrección ya que el pueblo no la deja caminar hacia su templo.

Esta Hermandad viste túnica blanca, con capa y antifaz negro. El número de hermanos lo componen actualmente 1824,  más las esposas y esposos de los hermanos que estén casados (hermanas y hermanos llamados consortes), que aun teniendo los mismos derechos no abonan cuota alguna.

Como dato curioso, esta Hermandad posee en el cementerio de esta localidad, un Panteón Familiar para el enterramiento de todos sus hermanos y hermanas.

Para terminar con esta breve reseña histórica  de esta Hermandad, algunas saetas que en la noche del Sábado Santo se le cantan a la Virgen de la Soledad.

 

Soledad, Virgen Morena                   Cuando asoma por la puerta

Pasión de los Marcheneros             en el umbral del convento

hoy, vengo a verte princesa             te saludan las estrellas

a ti que sale del templo                      la luna y los luceros.

 

 

Francisco Rodríguez Martínez